Conservación

Ante la actual crisis ecológica, social y económica que nos está afectando, la producción local de alimentos suficientes y de calidad se hace urgente. La desertificación y el cambio climático acentúan la extinción irreversible de biodiversidad silvestre y cultivada, generando una severa amenaza para la humanidad y la biosfera en su conjunto.

Específicamente, los recursos fitogenéticos para la alimentación y la agricultura (pĺantas cultivadas) son fundamentales para asegurar la seguridad y soberanía alimentaria de la población. Reconocemos que es urgente conservar y regenerar la biodiversidad en los territorios recuperando, cultivando, re-produciendo y re-circulando las semillas tradicionales localmente adaptadas pues son fuente de resiliencia, memoria, identidad, espiritualidad y soberanía para las comunidades. Constituyen la base de los sistemas alimentarios, culturales y de conocimiento y como tal son fuente de prosperidad para las futuras generaciones.

sietepuntas

La FAO (2004) indica que este legado biológico y cultural está desapareciendo a una tasa sin precedentes. En los últimos 120 años hemos perdido por lo menos el 75% de la biodiversidad agrícola mundial. Investigadores independientes (ETC Group, 2014) aseguran que este número asciende al 90% o peor. La agravación de este fenómeno se da principalmente en lo que concierne a la conservación in situ (en campos, huertas y granjas), pues la conservación ex situ (en bancos genéticos refrigerados) habría mejorado.

Esta pérdida, se debe principalmente al reemplazo de las variedades tradicionales por variedades genéticamente uniformes de alto rendimiento (conocidas mejoradas genéticamente, generalmente variedades exóticas), así como a la globalización del sistema y mercado agro-alimentario.

Los sistemas alimentarios locales y diversos, claves para la adaptación y la sobrevivencia de nuestra especie, están bajo amenaza y con ellos la biodiversidad, el conocimiento, la cultura y las habilidades productivas de las comunidades campesinas y de pueblos originarios que los mantienen. La semilla tradicional es elemento clave para lograr una recuperación y regeneración de estos sistemas productivos que todavía existen en manos de pequeños/as productor@s de la llamada agricultura familiar campesina.

Por esta razón nuestro compromiso como Semilla Austral está con las comunidades quienes ancestralmente custodian, cultivan, re-producen, mantienen y mejoran la semilla tradicional.

Entendemos por semilla todo aquello capaz de sostener, regenerar y recrear la vida. Así rizomas, raíces, bulbos, patillas, esquejes, microorganismos, huevos y todo tipo de crianzas campesinas acompañadas de los saberes tradicionales son consideradas semilla, pues diversifican nuestros sistemas alimentarios, los enriquecen y permiten su continuidad y evolución en el tiempo. La semilla es nuestra más valiosa herencia para las futuras generaciones.

Afirmamos que la semilla, la biodiversidad y el conocimiento tradicional poseen un valor intrínseco que está fuera de toda lógica y sistema mercantil, pues su valor está centrado en la vida misma, la vida que poseen, permiten, sostienen y regeneran.

Nuestro trabajo implica dinamizar las semillas tradicionales para hacer posible que más manos, más huertas y más mesas accedan a esta riqueza biocultural alimentaria de la cual somos tod@s herederos.

Consideramos a la semilla un bien común. Cuyo control siempre ha estado y debe permanecer en manos de las comunidades agrícolas campesinas y de pueblos originarios, permitiendo su libre circulación y adaptación a los diversos territorios.

Con nuestro trabajo reivindicamos el derecho a sembrar y re-sembrar, cultivar, intercambiar, compartir, regalar, vender, re-producir, seleccionar y diversificar libremente las semillas. Garantizando este derecho garantizaremos la conservación de la agrobiodiversidad que va quedando y sus saberes asociados. Diversidad biocultural que es fruto de nuestro trabajo, que vive en nuestras manos y es herencia de las de cientos de generaciones de agricultor@s que por miles de años generosamente han criado, adaptado, compartido y legado el fruto de su trabajo para que hoy gocemos de esta inmensa riqueza biológica y cultural viva en la semilla tradicional campesina. Esta es nuestra responsabilidad y compromiso con la humanidad y con la Madre Tierra.

Por el Itrofill Mongen, el derecho de todas las especies a la vida y la importancia de respetar este derecho. Por el latido del Universo y su Multiverso.

Nuestras metodologías de trabajo son descentralizadas, participativas y comunitarias. La educación es transversal a todo lo que hacemos. Si quieres conocer más y/o aportar a nuestro trabajo con semillas escríbenos a contacto@semilla-austral.coop

Para más información ver: Declaración de Principios Red Semillas de Libertad, Cuenca 2015.

manos-semilla-austral-web

Equipo

Las tres en equipo se responsabilizan por el Sistema de Garantía Participativo que busca generar un sistema de mejora continua y de confianza para garantizar participativamente la calidad agroecológica de las semillas que dinamiza la cooperativa Semilla Austral. A su vez, el equipo administra colaborativamente las redes sociales y las comunicaciones en relación a semillas.

Dónde estamos

En este mapa puedes observar la red de los principales guardianes de semillas que producen para la cooperativa. Haciendo click en su nombre podrás acceder al listado correspondiente de semillas disponibles por guradián / área geográfica.